En el amanecer se dibuja en el horizonte la silueta de un fornido hombre
que yace su cuerpo confundido con aquel triste paisaje.


Sus manos entrelazadas como implorando perdón por su duro corazón y sus bastos sentimientos.
Sus lágrimas limpian sus ennegrecidas mejillas y enjuagan sus manos sucias de arena de aquella hermosa playa,
sintiendo profundo alivio a su maltratado corazón.

Recordando sus momentos cortos de felicidad de su niñez mucho antes que el alcoholismo
y la drogadicción controlaran su casa y destruyeran su felicidad.

Ya que sus progenitores descargaban su furia de falta de dinero ante aquella inocente criatura
flajelando su malnutrido cuerpecito hasta hacerlo sangrar.

Dormía entre cartones y roedores que dormido le arrancaban su pobre piel.



En lo más profundo de su subconsciente su dolor y miseria que el nunca pidió
ni hizo nada para merecerla, como coraza ante su injusticia creció con odio en el alma
y rabia absoluta a cuaquier ser humano que el tuviera incluyendo sus propios hijos
que sabiamente no habia tenido.

Pasó su adolescencia entre drogas y abusos de amigos de igual estabilidad emocional
y amores de mujeres que el prostituía y destruía porque odiaba todo lo que amaba.

Más entre su largo camino de odio y miseria encontró una noble mujer que aunque su vida cayó en aquel callejón,
bondad ella tenía, corazón y entregando su amor a aquel hombre perverso se enamoró
su corazón creyó que con amor cambiaría y rompería aquel odio de toda la vida.

La prostituyó y a golpe duro la mató y en un rincón oscuro la abandonó sin darse cuenta,
corrió y a lo lejos,sobrio, recordó lo que había hecho a aquella mujer,
la única persona que amó.

Ahora llora lo que con ella perdió, el amor de su vida destruyó
y en silencio hacia aguas profundas nadó dejando su cuerpo y entristecido espíritu sumergirse en lo profundo del océano y así poder descansar en paz.

~Rafico~


Dibujo del top de Rafico
Graficos por Marisol